-
Septiembre 28, 2016 10:53

El lejano sueño de la casa propia

Los hogares jóvenes tienen una creciente dificultad para acceder a su vivienda en el mercado local. Federico Comesaña, editor de Economía de El Observador, analiza esta realidad.

La casa propia sigue siendo un espejismo para la mayoría de los jóvenes que no encuentran relación entre lo que ganan y lo que les exige el mercado inmobiliario por una vivienda. Los números muestran que en los últimos años creció el número de uruguayos que se resignaron a alquilar o a vivir en casas de familiares.

La Unidad de Análisis Económico de El Observador recabó y procesó la información contenida en la totalidad de avisos clasificados de apartamentos en la capital vigentes al fin de agosto en los tres principales portales web especializados –El Gallito, Mercado Libre y Buscando Casas–. De esos más de 30 mil avisos, la mitad tenía un precio de venta superior a US$ 159 mil.

Financiar en 25 años el 80% de un inmueble de ese monto con una tasa de interés de 7% anual en UI se traduce en una cuota mensual de $ 23.600 –sin contar seguros ni otros gastos incluidos en el financiamiento–. Eso implica que una familia debería percibir un ingreso líquido mayor a $ 87.900 mensuales para que un banco esté dispuesto a financiarle ese inmueble, un privilegio al que solo 20% de las familias de Montevideo puede acceder. La mitad de los hogares solo podría financiar uno de cada 10 inmuebles ofrecidos.

Por